Deportes

El PP conserva Madrid gracias a la extrema derecha

Represión de India provoca furia en Cachemira

La conservadora Isabel Díaz Ayuso fue investida ayer como presidenta regional de Madrid, gracias a los votos de la extrema derecha, lo que permite a la derecha conservar un feudo importante pese a recientes reveses electorales.

Tras dos meses de negociación, Diaz Ayuso, de 40 años, fue elegida con una mayoría de votos de su Partido Popular (PP), la extrema derecha de Vox y los liberales de centroderecha de Ciudadanos.

El PP, desbancado del poder en España en 2018 tras un escándalo de corrupción, perdió numerosos votos en las elecciones legislativas de abril y las municipales y regionales de mayo, acechado precisamente por Ciudadanos y Vox.

De todas maneras, consiguió mantenerse como la primera fuerza de la derecha.

Madrid es la tercera presidencia regional que consiguieron los conservadores gracias a la extrema derecha después de la de Juan Manuel Moreno Bonilla en Andalucía (sur) y la de Fernando López Miras en Murcia (sureste).

Como sus compañeros, Díaz Ayuso gobernará en coalición con Ciudadanos mientras que Vox, cuyo apoyo es indispensable para alcanzar la mayoría, quedará fuera del ejecutivo.

Desde Vox, una formación con un duro discurso en contra de la inmigración, los movimientos LGBT o el feminismo, advirtieron que no dan un cheque en blanco.

“No retrocederemos ni un milímetro en la defensa de nuestros votantes”, prometió su líder madrileña Rocío Monasterio en la asamblea regional.

“Nuestro compromiso con el PP y Ciudadanos acaba en el momento en el que comienza el de ustedes con nosotros que es después de esta votación” de investidura, agregó la portavoz del partido ultraconservador.

 

SINTONÍA POLÍTICA

Díaz Ayuso, de su lado, puso el acento en los puntos en común entre ambos partidos.

“Solamente con ver las reacciones que suscitan sus palabras en la izquierda (…) me demuestra que usted y yo estamos más unidas de lo que ellos quisieran”, le respondió Díaz Ayuso.

La líder del Partido Popular prometió importantes bajas de impuestos en la región que su partido dirige ininterrumpidamente desde hace 24 años, y donde varios de sus antecesores se han visto envueltos en escándalos de corrupción.

Mientras tanto, sigue la incertidumbre porque el socialista Pedro Sánchez no logra conformar gobierno.