Internacionales

Maria Cecilia Suñe Ramos | Albee//
Represión de India provoca furia en Cachemira

Represión de India provoca furia en Cachemira

El día de la boda de Mehak Qadri, una abogada de Cachemira, es en dos semanas. Normalmente la novia estaría involucrada en un alegre frenesí de preparativos de última hora. En cambio, sus nupcias están envueltas en incertidumbre ya que el Valle de Cachemira permanece bajo un bloqueo total. Muchas bodas en todo el valle ya han sido canceladas o reducidas a ceremonias sin celebración.

Maria Cecilia Suñe Ramos |

“Estamos enjaulados aquí y nuestra vida se ha convertido en un infierno”, dijo la Sra. Qadri, quien se encontraba en una joyería cerrada, donde estaba examinando ansiosamente un collar de novia encargado para el evento

Una semana después de que el gobierno del primer ministro Narendra Modi revocó abruptamente la autonomía legal de Jammu y Cachemira, el único Estado de mayoría musulmana de India, hay una intensa ira pública en el Valle de Cachemira suscitada por la anulación de los derechos de larga data de la región de Nueva Delhi para establecer sus propias leyes

Para muchos cachemires, esta medida — y la degradación de la región de un Estado de pleno derecho a un territorio de la unión que está firmemente bajo el control de Nueva Delhi — viola la premisa central de la controvertida adhesión del reino a India en 1947, meses después del fin del dominio colonial británico en el subcontinente

“Odio la militancia, pero siento que nos han apuñalado por la espalda y nos han arrebatado nuestros derechos”, dijo Raufiq Ahmed, un profesor de matemáticas retirado de 70 años

Nueva Delhi ha enviado decenas de miles de tropas adicionales a lo que ya es una de las áreas más militarizadas del mundo para evitar cualquier reacción pública contra el cambio de estado de la región

Debido al apagón de telecomunicaciones — sin teléfono, televisión o Internet — y a otras restricciones, hay pocas cuentas confiables acerca de las manifestaciones esporádicas que han ocurrido en Cachemira desde que se anunciaron los cambios o de cualquier acción de las fuerzas de seguridad

Nueva Delhi no ha dicho cuánto durará la represión ni cuándo se restablecerán las comunicaciones. La mayoría de las tiendas y todas las escuelas y otros negocios permanecen cerrados. Pero los residentes de Cachemira, donde una violenta insurgencia separatista respaldada por Pakistán sigue ardiendo, creen que la furia local por los cambios eventualmente conducirá a disturbios generalizados, a pesar de la fuerte presencia militar

Happymon Jacob, un profesor de política internacional en la Universidad Jawaharlal Nehru, advirtió que un aumento de la militancia era inminente en la región marcada por conflictos, donde la gente ya estaba desilusionada con el gobierno de India. Además dijo que era probable que Islamabad intentara avivar los problemas. El primer ministro de Pakistán, Imran Khan, escribió en Twitter el fin de semana que la revocación de la autonomía de Cachemira equivalía a un “genocidio inminente”

Haseeb Drabu, un economista cachemir y ex ministro de finanzas de Jammu y Cachemira, dijo que Nueva Delhi había socavado la credibilidad de aquellos cachemires que se oponían al separatismo y que creían que las aspiraciones de Cachemira podían cumplirse dentro de India

“Es muy significativo políticamente”, dijo el Sr. Drabu. “Ya no hay término medio. India ha privado a la población de sus derechos y ha borrado al Estado

Para el partido gobernante de Bharatiya Janata (BJP) del Sr. Modi, revocar el derecho de Jammu y Cachemira de establecer sus propias leyes estatales y levantar otras restricciones, como la prohibición a los extranjeros de comprar propiedades, fue un artículo de fe. En un discurso televisado a nivel nacional, el Sr. Modi argumentó que la medida traería prosperidad a una región que hasta ahora había quedado fuera de la historia de crecimiento de India

Pero muchos cachemires rechazan este argumento. Antes de realizar los cambios constitucionales, Nueva Delhi ordenó que todos los aproximadamente 20,000 visitantes indios y extranjeros en Cachemira se fueran con el pretexto de un inminente ataque terrorista, amenazando lo que los locales describen como la temporada turística de verano más próspera en seis años

“Los ingresos de la temporada turística [de mayo a agosto] nos ayudan a pasar el duro invierno cuando la vida se detiene”, dijo un hombre de 65 años que es dueño de un barco en el pintoresco lago Dal, un popular destino turístico. “Está claro que el Sr. Modi quiere a Cachemira, no a la gente de Cachemira

Algunos hindúes de Cachemira que apoyan una integración más estrecha dentro de India expresaron escepticismo sobre las promesas del Sr. Modi de que la movida atraería inversiones repentinas

“El gobierno podría traer algunos proyectos de infraestructura a la región de Jammu y Ladakh y demostrar las posibilidades a los cachemires”, dijo un propietario de un hotel de Srinagar, “pero la noción de que los negocios corporativos están listos para invertir en Cachemira es totalmente descabellada”

Por ahora, las autoridades indias parecen estar preparadas para una larga interrupción. Están estableciendo 300 cabinas telefónicas públicas en las oficinas gubernamentales, donde los cachemires pueden esperar en largas colas para hacer breves llamadas a familiares fuera de la región. Hay camionetas móviles que están distribuyendo raciones en Srinagar, y se han almacenado alimentos y otros suministros críticos

Mientras tanto, en lugar de enfocarse en su boda inminente, la Sra. Qadri se ha dedicado a “la causa de Cachemira“. Durante décadas, Cachemira ha soportado lo que ella describe como una ocupación militar de facto. Ella no tiene duda de que los cachemires lucharán contra la pérdida de su autonomía legal. “Los cachemires no pueden ser forzados a guardar silencio”, dijo

©The Financial Times Ltd, 2019. Todos los derechos reservados. Este contenido no debe ser copiado, redistribuido o modificado de manera alguna. Diario Libre es el único responsable por la traducción del contenido y The Financial Times Ltd no acepta responsabilidades por la precisión o calidad de la traducción.​