Negocios

Trafican cárteles bajo outsourcing en las costas de Chiapas, Oaxaca y Guerrero

Operation Underground Railroad Movie
Daddy Yankee, Myke Towers, Jhay Cortez estrenaron «Súbele el volumen»

CDMX.- Bandas criminales que operan con fachada de cooperativas pesqueras en las costas de Chiapas, Oaxaca y Guerrero son contratadas por los cárteles para recibir grandes cargamentos de cocaína en el mar, provenientes de Colombia y Ecuador

CDMX.- Bandas criminales que operan con fachada de cooperativas pesqueras en las costas de Chiapas, Oaxaca y Guerrero son contratadas por los cárteles para recibir grandes cargamentos de cocaína en el mar, provenientes de Colombia y Ecuador.

Estos grupos asentados en comunidades marginadas del Pacífico mexicano no se “disputan las plazas ni existe alguna guerra interna”, utilizan una figura de outsourcing, por lo que cualquier organización criminal (Cártel de Sinaloa o CJNG) puede contratar sus servicios de traslado de droga de mar a tierra, según un informe que la Secretaría de Marina (Semar) entregó al Centro Internacional de Investigación y Análisis Contra el Narcotráfico Marítimo, con sede en   Colombia.

“Las bandas u organizaciones que cuentan con fachadas de cooperativas pesqueras dentro de las comunidades marginadas son subcontratadas por los grandes cárteles para hacerse a la mar y recibir el narcótico. Por lo que cualquier cártel mexicano puede llegar con las organizaciones y contratar el mencionado servicio”.

Según el reporte, las bandas outsourcing se integran de un jefe, un líder de pescadores o cooperativa pesquera y grupos que se encargan de recibir la droga en el mar, vigilar en el mar y costa, abastecer de combustible a la embarcación durante el trayecto, recibir la droga en tierra y trasladarla a una bodega.

“En algunos casos, dependiendo del estado de la República, se utiliza un grupo de protección y seguridad al narcótico que puede estar compuesto por sicarios del grupo delictivo o autodefensas”, como las que se encuentran en Guerrero. Posterior a ello, los cárteles, entre ellos el de Sinaloa y Jalisco Nueva Generación (CJNG), utilizan rutas terrestres o aéreas para continuar el traslado de la droga hacia el norte del país, con destino final a Estados Unidos.